Go Tai - Ju Tai - Aiki Tai (por Nima Massoumian)

 

    Durante la práctica del Aikido, al igual que en cualquier otra vía que conlleve una práctica física, el practicante  pasa por diferentes niveles de  habilidad  técnica y desarrollo físico. Cada nivel técnico conlleva unas manifestaciones externas claramente observables para los ojos del iniciado. Generalmente, en Aikido, el practicante pasa por tres estadios principalmente.

    En un primer estadio, conocido como GO TAI, el practicante novel comienza a desarrollar las habilidades físicas que usará como herramientas en su camino. GO significa "duro", TAI "cuerpo", por tanto podríamos hablar de "cuerpo duro".  

GO TAI es aquel estadio en el que el practicante aprende a desarrollar una base sólida, aprende a asentar las caderas, hundir los pies, bajar el "hara", en definitiva, "echar raíces". Otra habilidad importante que adquirirá en esta fase es la de unificar las diferentes partes de su cuerpo y ser capaz de generar una “fuerza unificada”.

             Por tanto en esta fase es muy importante trabajar conscientemente los desplazamientos, estudiar, los cambios de peso, profundizar los giros de cadera, la estructura del cuerpo... etc. A la vez, se va experimentando que una base sólida transfiere solidez a los brazos, y cuando disponemos de un poderoso centro enraizado combinado con una cadera flexible,  la fuerza de nuestro centro comienza a "extenderse” a nuestras manos. Generalmente en esta fase,  el alumno va aprendiendo las diferentes técnicas de una forma casi estática, puesto que su objetivo es profundizar su   base. Sus movimientos no serán muy fluidos, sino más bien darán la impresión de ser pesados. La respiración estará en un nivel básico, y será  poco profunda. En este nivel  el caminante se centra en su propio ser, su habilidad, su cuerpo y su mente. Uke es para él, casi un desconocido que se brinda a ayudarle en el  camino, y su relación con él es desde la consciencia de uno mismo.

            Recorrer está fase, para un alumno no iniciado en ninguna práctica similar anteriormente, puede suponer, como mínimo, 5 años de práctica intensa y consciente.

    Una vez consolidada la base, el alumno va entrando en el maravilloso mundo del JU TAI. JU significa "flexible", TAI como ya mencionamos, "cuerpo". Cuerpo flexible está muy lejos de hacer referencia a un cuerpo elástico o flexible entendido como puede ser en Yoga o Gimnasia. JU TAI hace referencia a un concepto relativo a la capacidad de fluidez del practicante a la hora de realizar las técnicas. Ahora, en JU TAI, el estudiante que ya posee una base fuerte, puede empezar a caminar, a moverse, a recibir la fuerza de UKE con desplazamientos, entradas. Es un árbol con unas raíces fuertes y profundas que se deja batir por el viento y cede ante él. En esta fase, comprender la fuerza de UKE en el mismo momento de su inicio es fundamental. En fases avanzadas de esta etapa, esta comprensión surge naturalmente, sin necesidad de una reflexión cognitiva del movimiento de UKE. Ahora Tori dialoga con UKE, empatiza, le entiende y fluye con él.

    Ya no esperará estático la energía de UKE, sino que irá a buscarlo, recibirá la energía fluyendo con naturalidad, entrando, girando,  absorbiendo. En definitiva, su AIKIDO se vuelve fluido y centrado. Para conseguir todo esto, es imprescindible comenzar a relacionar íntimamente el movimiento con la respiración. La respiración debe ser el pilar sobre el que nuestros brazos se extiendan y nuestra base se desplace. La respiración se profundizará hasta el abdomen y el cuerpo se empezará a relajar sección a sección. Aparecerá la verdadera "extensión del poder respiratorio" “Kokyu Ryuoku. A un nivel más profundo, en esta fase el practicante trata de identificarse con UKE totalmente, estar dentro de él, ser él. Es la empatía física máxima. Ya hemos tomado consciencia de nuestro cuerpo, y ahora podemos ahondar en nuestra relación con UKE. Ya no es un extraño, es parte de nosotros. Por eso jamás nos podrá sorprender, puesto que todo lo que el quiera hacer, automáticamente recibirá una respuesta adecuada por nuestra parte, puesto que nuestro cuerpo es receptivo al máximo.

             Esta fase  suele desarrollarse en un período 40 años de práctica consciente.

            Superado esta etapa, y no en todos los casos, algunos privilegiados podrán entrar en la expresión máxima del Aiki, El Aiki Tai / Aiki Shin, el cuerpo Aiki – el espíritu Aiki. Aquí es donde el fluir natural alcanza su máxima expresión. La técnica surge del inconsciente, la mente se ha detenido, el ego se ha callado, el espíritu brilla, nuestra dividad interna toma las riendas y el Aiki puede manifestarse plenamente. Aparece el Takemusu Aiki. La técnica no pasa por ningún filtro físico ni mental, es puramente espiritual. El Centro de Tori es un absoluto vacío, un agujero negro que atrae irresistiblemente a Uke. Ya no existe técnica. Una mirada, metsuke, es suficiente, una sonrisa derriba muros.  

            Toda la evolución que alcancemos en nuestro camino como Aikidokas, se verá forzosamente condicionado por nuestra evolución interna como seres espirituales. El ego será nuestro principal rival a vencer en nuestro camino hacia la evolución como aikidokas y como seres humanos.

Volver Artículos