IRIMI

 

            Podríamos traducir la palabra “IRIMI” como “ENTRAR” o “PENETRAR”. Es un pilar fundamental del Aikido.

 

             Físicamente se ejecutada desplazando nuestro cuerpo hacia delante, generalmente en forma oblicua a la entrada de UKE. Es un método de salir avanzando y de esquivar la línea de fuerza de UKE. Conlleva el desplazamiento completo de nuestro centro hacia un lugar seguro para nosotros y en el ángulo muerto de UKE (“SHIKAKU”). De esta forma nuestro centro estará alejado del vector de fuerza y en una posición ventajosa para adquirir el control del centro de UKE.

            También es un método para desplazar nuestro eje y prepararnos para pivotar con TENKAN y absorber la fuerza de UKE hacia el vacío que creará nuestro movimiento circular.

 

            A nivel respiratorio generalmente está acompasado con la inspiración “KA”, nuestros brazos ascenderán y visualizaremos Fuego.

            En ocasiones, cuando la situación lo requiera, TORI puede adelantarse a UKE. Entonces IRIMI puede ser una invitación a la fuerza de UKE. Comenzaremos nuestro movimiento y durante la inspiración visualizaremos como aspiramos el centro de UKE. Con la maestría esta “aspiración” visualizada  se convertirá en una realidad, creando una fuerza de atracción irresistible.

 

            Cuando nuestro IRIMI surge como respuesta al movimiento de UKE, a nivel espiritual, es una actitud de completa entrega, un estado de calma e inmutabilidad manifiestos en un gesto austero, decidido y profundo. IRIMI significa no retroceder ante una adversidad sino observarla con ojos calmados, y aceptar la realidad tal y como es, con el compromiso de máxima entrega. No es la inmovibilidad de la resignación, sino la fuerza de la aceptación y el movimiento que emana de esa aceptación, enmarcado dentro del contexto que nos es ofrecido por la vida. Es la medida sabia tomada ante un suceso vital extraordinario. Es un dar completo y sincero.

 

            Cuando nuestro IRIMI se adelanta al movimiento de UKE y lo aspira, a nivel espiritual es el paso para el cambio, la evolución, conlleva un desprendimiento total. Hacer sin importar el resultado. Es anteponer al otro a uno mismo. Es agradecer antes de recibir; dar antes de que se nos pida.

 

            Como decía el Maestro Ueshiba, dominar IRIMI conlleva toda una vida.

 

Nima Masumian.

 

Volver a Artículos